Quienes Somos

Somos dos personas íntimamente unidas por el amor a la familia y a la música.

En primer lugar, Armando López Moreno, mi hijo querido desde sus siete años de edad, creador y alma de este bello proyecto; y acompañándolo en su empresa, Orlado Montero Méndez.

 

Armando nació en 1980, en La Habana. Es graduado de la Licenciatura en Música y de Profesor de Guitarra, en el Instituto Superior de Arte de La Habana, la Universidad de las Artes de Cuba, y del Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, en 2004.

Armando

Obtuvo plaza de profesor e impartió guitarra clásica en la Facultad de Música de la Escuela Nacional de Artes, de La Habana.

Desde entonces se acumula su experiencia en la docencia musical, así como en la práctica profesional como instrumentista solista y en diversos formatos musicales, a cargo de la guitarra clásica, la guitarra eléctrica, la electroacústica o el bajo, indistintamente. Ha participado en eventos, como el Concurso Internacional de Guitarra de La Habana, el Premio Internacional SGAE de Música Electroacústica, el Festival Internacional de Música Electroacústica Primavera en La Habana o el Festival Internacional de Música Urbana de Caracas.

 

IMG_0662

En la guitarra clásica, ha recibido clases magistrales de los maestros Leo Brouwer, Efraín Amador y Joaquín Clerch (Cuba); Costas Cotsiolis (Grecia); Eliot Fisk (EUA); Shin Ichi Fukuda (Japón); Pepe Romero y Marco Socías (España) y Eduardo Baranzano (Uruguay).Del mismo modo, ha recibido clases magistrales en la guitarra eléctrica, del maestro Jorge Luis Chicoy (Cuba).

Ha dirigido musicalmente distintos grupos  de música internacional, con los cuales ha cumplido contratos de presentaciones en escenarios de Cuba, Viet Nam, Indonesia, China, Marruecos, Catar.

Actualmente se desempeña como profesor de guitarra clásica, guitarra  eléctrica y bajo, en la Brooklyn Melodies Music Center, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

 

Guitar ensemble

De manera que, en sus métodos de enseñanza de la música y la ejecución de estos instrumentos, confluyen las experiencias obtenidas del sistema de enseñanza musical cubano, reconocido internacionalmente en su abundante cosecha en exponentes, y el rigor del sistema británico, de altísimo nivel  internacional.

 


 

El segundo integrante de este empeño educativo, Orlando, nació en La Habana, en 1945. Sus primeros estudios especializados lo llevaron por los caminos del dibujo técnico y el diseño mecánico, que definieron su primera etapa laboral, hasta que su predilección por el mundo de las artes lo llevo a matricular la carrera de Historia del Arte, en la Universidad de La Habana, donde se graduó en 1979 y mantuvo luego su vinculación mediante diversos cursos de postgrado.

 

Desde 1975, ya se desempeñaba como museólogo en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, donde desarrolló sus actividades, a lo largo de casi dos décadas, en los departamentos de investigaciones y de servicios educacionales, en la aplicación de la didáctica cultural, mediante la organización de exposiciones, impartición de charlas y conferencias sobre temas de las artes, visitas especializadas a las salas del museo; así como cursos de apreciación artística y talleres de creación plástica infantil.

Durante la década de los 90, experimentó profesionalmente la creación plástica con la técnica del papier-maché, participando también en exposiciones nacionales y en el extranjero, como miembro de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas.

A partir de 1999, asume la docencia en la apreciación y la historia del arte, en los niveles de enseñanza medio especializado y universitario.

100_1017

 

Más, si me preguntaran por la experiencia que mejor me ha condicionado para contribuir al proceso de  formación de los niños en el mágico mundo de las artes y de la música en particular, y compartir criterios con sus padres, sin necesidad de pensarlo, respondería que lo fue el acompañar en el intrincado y sorprendente camino del aprendizaje, a mis dos hijos hoy músicos, Armando y su hermana menor Tanmy, guitarrista él, violinista ella, fuente ahora para mí del más profundo y legítimo orgullo.

 

Por eso, les invito a que compartamos emociones y reflexiones mientras andamos de la mano de nuestros niños, eludiendo posturas académicas y pretensiones categóricas.

 

Sencillamente, aprendamos con ellos.

Orlando

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.